Noticias de última hora

Los aceites más saludables para el consumo humano

(x)
(x)

Mucho escuchamos hablar sobre los aceites en la alimentación, las grasas trans, los aceites mono insaturados y los aceites polisaturados, pero quizá poco sabemos de ellos. Si tiene alguna idea, en este artículo le presentaremos exactamente cuáles son los aceites más saludables para el consumo humano y qué ventajas ofrecen frente a aquellos que han demostrado ser los más dañinos, y de los cuales debería restringirse o en lo posible anularse su consumo.

Dieta sana

Los aceites son necesarios en la alimentación humana. Son ricos en oligoelementos esenciales para el adecuado y saludable funcionamiento del organismo, sin embargo, usted debe conocer algunos detalles acerca del uso y/ó abuso de ellos en algunas dietas.

Los aceites siempre han sido utilizados para preparar o cocinar alimentos. Son sustancias 100% grasosas sin importar su origen, sin embrago, algunos son más sanos y beneficios para el organismo (de éstos, unos son indicados para aderezar comidas en crudo, mientras que otros pueden ser utilizados para cocer o cocinar alimentos) razón por la cual debemos conocer más de ellos e í identificar cómo y en qué medida usarlos.

Los aceites están compuestos esencialmente de ácidos grasos (moléculas en cuya estructura se encuentran unidos átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno). Dependiendo de la composición química de dichos ácidos, los aceites pueden ser de dos tipos: Aceites Saturados y Aceites Insaturados.

Veamos en cuáles son y qué alimentos les contienen:

– Aceites Saturados: En sus ácidos grasos, cada átomo de carbono está ligado a dos átomos de hidrógeno, por ello están saturados de hidrógeno. Esta condición que da origen a su nombre.

Están presentes básicamente en las grasas de origen animal y los alimentos que la contienen: carnes no magras como cerdo, o cortes de carne de res y bovinos con alto contenido graso: tocino, vísceras, cecinas en general, hígado, paté, sobrebarriga, riñones, sesos, embutidos (longanizas, chorizos), manteca de vacuno y frutos del mar como erizos, camarón, langostinos, langosta, pulpo, calamar y jaiba etc.

Médicamente existe una relación entre el alto consumo de este tipo de grasas y el aumento del colesterol malo (llamado LDL- Lipoproteína de baja densidad encargada de transportar el colesterol a todos los órganos del cuerpo humano).

En términos más sencillos, los aceites o grasas saturadas son aquellos que, al bajar su temperatura sus moléculas se “aglutinan”. Cambian entonces de estado físico pasando de líquidos a sólidos, convirtiéndose en una especie de “masa” o pasta. Esto sucede al interior del cuerpo humano, es esta la sustancia que se acumula en las arterias de dicha forma, y por esa razón se le conoce a estos aceites como causantes del taponamiento de las arterias y venas. Por ende, se consideran causantes de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebro-vasculares (infartos), dado que ya la sangre no puede circular libremente. También originan las llamadas trombosis o embolia, que no es más que la formación de un coagulo de sangre (trombo) que bloquea el flujo sanguíneo.

Este proceso de taponamiento de las arterias puede tardar años en concretarse. Consiste inicialmente en una delgada capa que se forma alrededor de una vía arterial y que aumenta de grosor conforme aumenta el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas como los mencionados anteriormente. Se considera peligroso no solo por ser causa importante de mortandad a nivel mundial, sino además por tratarse un proceso silencioso, ya que no produce mayores síntomas. La única manera de detectar estos índices de colesterol en el organismo, es realizando exámenes periódicos recomendados por los médicos.

– Aceites Insaturados: Son aquellos que no están saturados de hidrógeno. Están presentes en el reino vegetal: plantas, semillas, frutos y frutos secos. También en el pescado. Médicamente su consumo está relacionado con el aumento del HDL (lipoproteína de alta densidad) o colesterol bueno, que es el encargado de remover y retirar el exceso de colesterol llevándolo al hígado para su posterior eliminación. Por ello son los más beneficiosos y recomendados como IDEALES para el consumo humano.

Su principal beneficio y lo que les diferencia de las grasas saturadas, es que al bajar su temperatura no se aglutinan sus moléculas ni se convierten en masa o pasta, sino por el contrario, conservan su estado líquido. Por lo tanto, al cambiar de temperatura o ambiente fluyen libre y normalmente por las venas, llevando todos sus beneficios en la justa mediada sin causar daño al organismo. Estos aceites se dividen a su vez en: Monoinsaturados y Polinsaturados.

Veamos cuáles son los más adecuados dependiendo del menú que se desee preparar:

Monoinsaturados: Uno de los más saludables y beneficiosos es el aceite oleico que se encuentra principalmente en el aceite de oliva. Resulta muy indicado para preparar alimentos fritos o sofreídos, ya que su composición química no es afectada al someterlo a altas temperaturas (180% aprox., para freír alimentos) y no es tan absorbido por los alimentos cocinados en el. El más significativo y de ideal uso en frituras es el aceite de oliva, único y verdadero aceite virgen ya que se obtiene directamente de la trituración de la oliva.

Ácidos grasos Trans o Grasas Trans: Son aceites y grasas hidrogenados industrialmente, con el objetivo de hacerlos sólidos para el consumo humano, y que es usado en esta presentación para diferentes comidas. Es aquel conocido como “manteca”,”margarina” o “mantequilla” en diferentes países. Muchas veces se extrae de la leche de res también conocida como leche de vaca, razón caso en el cual su origen es evidentemente animal, siendo entonces esencialmente de tipo monoinsaturada.

Este tipo de grasas que son tan pero tan comunes y normalmente usadas en nuestra alimentación diaria (se suele esparcir encima de una tajada de pan, una galleta, un pan cake, etc.) están relacionadas con el aumento del colesterol malo (LDL) a la vez que con la disminución el bueno (HDL), convirtiéndose según los médicos en un riesgo potencial para el padecimiento de enfermedades cardio- vasculares. Respecto a este punto al perecer resultan más peligrosas que cualquier otro macro alimento.

Así que si la próxima vez que consuma este delicioso ingrediente en grandes cantidades o de modo muy frecuente, mejor piénselo bien. Cabe destacar que hoy existen en el mercado margarinas y mantequillas cuya etiqueta dice “libre de grasas trans”. Infórmese bien con nutricionista si está entre sus posibilidades acerca delas implicaciones e informaciones manejadas en estas etiquetas.

Polinsaturados: Son aquellos que se consideran bajan el nivel de colesterol malo en la sangre (LDL) y aumentan el del bueno (HDL). Lamentablemente se oxidan fácilmente, provocando la producción de radicales libres considerados en muchas ocasiones como causantes de procesos de envejecimiento. Estas grasas las encontramos en: el aceite de girasol, aceite de maíz, aceite de soja o soya, aceite de girasol, aceite de uva, y otros aceites de frutos secos como nueces, maní, almendras, castañas, así como aceites de pescado en general, aceite de bacalao omega3

Son muy recomendables como aderezos de ensaladas o alimentos en donde no se requiera su cocción, dado que no son muy resistentes a altas temperaturas.

Tenga en cuenta que los aceites finalmente son grasas 100% y no se debe exceder en su consumo, pero sí podemos distinguir cuáles son los más saludables para obtener de ellos un mayor y adecuado beneficio. Las grasas vegetales no poseen colesterol, pero lo adquieren si son sometidas a altas temperaturas, razón por la que podemos consumirlos preparando frituras con las indicaciones dadas y además, siguiendo estas recomendaciones:

-Secar muy bien el alimento antes de introducirlo en la olla a freír para evitar una mayor absorción de grasa-

-Mientras se frita, dejar el recipiente destapado. Al taparse los vapores afectan la composición química y propiedades del aceite.

-Freír siempre a una temperatura de 180 grados centígrados. Es la temperatura de menos absorción de grasa.

Consejo recomendado Aceite de Ricino aquí

Si te ha gustado los aceites más saludables para el consumo humano dale me gusta y compártelo con tus amigos y familiares que seguro te lo agradecerán.

¿Que Piensas? Déjanos tu comentario

 
Loading Facebook Comments ...

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*